O blog da biblioteca do CPI da Ribeira




Círculo de Lectores pediu a unha serie de mulleres escritoras que dixesen se as mulleres, que len, son perigosas. Aquí tedes algunhas das súas respostas:




"Os voy a contar un gran secreto: la mayor mentira sobre la lectura es que es una experiencia inofensiva y positiva para las mujeres jóvenes. Las chicas que leen son buenas chicas, las que no se
meten en líos, las que hacen lo que les dicen. No. Creéis eso porque es lo que queréis creer. Lo que pasa es que, como leemos tanto, sabemos qué hacer para que no nos pillen". Sara Gran






"Más que peligrosas, las mujeres que leen son poderosas. Por eso no pierden el tiempo (ni la vida) con hombre que ni las cuidan ni las merecen; y por eso saben que ellas pueden cuidar de sí mismas, y que son merecedoras de una existencia tan amplia y tan diversa como la que ven reflejada en los libros". Rosa Montero







"Que las mujeres somos peligrosas, así en general, es una creencia que conviene avivar. Con frecuencia puede ocurrir que nos creamos menos de lo que somos. Que pensemos que necesitamos más de lo que ya traemos de fábrica o que tenemos que renunciar a algunas de las cosas que más nos importan para ganar otras. Nada de eso es cierto. Las mujeres somos peligrosas, así en general, y por eso leemos, para estar seguras de ello. Para juntarnos con las otras mujeres que leen y que escriben y que amenazan el estado de las cosas. Hay que leer. Y hay que contarlo". Ángeles González-Sinde




"Las mujeres, que leen, son peligrosas porque son libres. Sus mentes se abren como el sol entre las nubes y lo iluminan todo, vuelven la realidad más visible, más comprensible, más interesante, mejor. Las mujeres, que leen, son peligrosas porque son más fuertes y no se dejan manipular ni convencer sin razón. Han aprendido que en otros mundos de papel ellas podrían ser heroínas y se preguntan ¿por qué no en este? Las mujeres, que leen, son peligrosas porque luchan por la lucidez, por no dejarse engañar, por construir su propia vida con sus ideas, sus ilusiones y su imaginación. Y son muy, muy peligrosas porque necesitan tiempo propio. Pero, sobre todo, porque sueñan despiertas". Clara Sánchez




"Las mujeres, que leen, son peligrosas. Porque pueden vivir muchas vidas sin dejar de ser ellas mismas, y esta capacidad las hace inmortales. Su biografía se extiende a lo ancho, una distancia equiparable a ir y volver a la Luna varias veces, y el peligro es para los demás: en el tiempo que otros emplean en un viaje en metro, en consumir un cigarrillo o en la sala de espera del dentista, las mujeres que leen pueden nacer, planificar asesinatos, enamorarse, conquistar imperios, viajar a Nueva Zelanda, vivir en la Edad Media. Y siempre nacer de nuevo. ¿Esto es hacer magia? ¡No! ¡Esto se llama lectura!". Pilar Eyre






 "Me crié en Chile, en la sombría casa de mi abuelo, en un tiempo en que no había televisión y los niños no iban al cine, pero había libros por todas partes. Sobreviví a las angustias propias de la infancia gracias a la lectura. Las historias se confundían en mi mente, creando infinitas posibilidades; y cuando no había nada a mano para leer, siempre tenía el buen recurso de inventar mis propios cuentos". Isabel Allende


Ningún comentario: