O blog da biblioteca do CPI da Ribeira

Son caros os libros?

En xeral, parece que temos a idea de que os libros son demasiado caros, ou de que noutros países son máis baratos, non si?

O escritor Javiel Pellicer desvela canto custa publicar un libro, que porcentaxe leva o autor e que porcentaxe a editorial e outras moitas cousas interesantes sobre o prezo en tres artigos. Gustaríanos escoitar a vosa opinión sobre o tema despois de ler os artigos:

 Son caros los libros? (1)

Vivimos en una época de crisis. Muchas personas han visto descender drásticamente su economía, y en este contexto tan dramático los primeros sectores perjudicados (además del ciudadano de a pie) son aquellos que aportan servicios o productos que no pueden considerarse básicos: turismo, consumo gastronómico, ocio y entretenimiento, cultura…
El mercado editorial ha sido uno de los más afectados, lo cual resulta comprensible. Admitámoslo: un libro no es un producto de primera necesidad (salvo, tal vez, los libros de texto de nuestros hijos). Cuando la economía de una persona le obliga a priorizar, resulta lógico que los sacrificios se dirijan hacia esos «caprichos» que alimentan nuestra alma pero no nuestros estómagos. Lo que antes era asumible se vuelve intocable. Lo que resultaba asequible, se torna un lujo.
Y es entonces cuando lo que en su día comprábamos sin plantearnos su coste ahora nos parezca caro. Pero, ¿lo es realmente? ¿O se trata de una percepción distorsionada por las circunstancias? ¿Son 20€, el precio medio de un libro de corte literario, un precio excesivo e injusto? Analicémoslo desde dos puntos de vista distintos: el objetivo y el subjetivo.
Mucha gente no conoce realmente el coste de producción de un libro en papel (el formato digital tiene sus propias características que comentaré en otra ocasión), desconocimiento que les lleva a tener una visión sesgada e incompleta, donde las editoriales se convierten en una especie de monstruo avaricioso cuyo único objetivo es lucrarse a base de «sablazos».
La realidad es muy distinta. En primer lugar hay que partir de una premisa que cualquiera podrá comprender: un libro se produce en tiradas de cientos o miles de ejemplares. Al igual que las fotocopias que hacemos en una copistería, cuanto mayor sea la cantidad de libros encargada, más barato saldrá cada unidad. Por tanto, resulta lógico pensar que conviene hacer ediciones cuantiosas. El problema viene cuando la demanda del mercado no permite estas grandes tiradas (salvo en el caso de los bestsellers, que son minoría). 
Esto explica el motivo de que en otros países los libros sean más baratos: en Reino Unido, por ejemplo, la masa lectora es mucho mayor, se vende más y por tanto se pueden realizar tiradas abultadas a menor coste, lo que incide en una reducción del precio sin pérdida de beneficios para las editoriales.

Dicho esto, analicemos el coste de producción del libro desde que un manuscrito cae en las manos de un editor. El proceso de edición tiene varios protagonistas, y todos ellos deben cobrar por su trabajo (al igual que cualquier hijo de vecino): el traductor (si se trata de una obra foránea), el corrector de estilo y/o ortográfico, el maquetador y el ilustrador y/o portadista (no siempre coinciden). Por otra parte, el editor deberá tener en cuenta los posibles gastos de promoción de la obra (apartado en el que, hay que reconocerlo, cada vez las editoriales invierten menos, salvo cuando se trata de autores superventas) así como aquellos habituales de cualquier empresa: luz, teléfono, conexión de internet, cuota de autónomo, etc…, aunque estos gastos, al ser tan variables, no los tendré en cuenta. Los precios de todos estos procesos varían mucho dependiendo de los profesionales que los lleven a cabo. Pero, tirando por lo bajo (en el apartado de fuentes incluyo algunos ejemplos), y usando como referencia una novela de 350 páginas y una tirada de 1300 ejemplares (que corresponde a la engañosa media, incrementada por las tiradas de los superventas), podríamos estar hablando de algo así:

·Traducción: 12 € por matriz (2100 caracteres con espacios incluidos, unas tres páginas)= 1400 €
·Corrección de estilo: 2 € por página= 700 €
·Corrección ortotipográfica: 1,5 € por página= 525 €
·Maquetador: 0,90 € por página= 315 €
·Ilustración de portada: 300 € (y mejor no hablemos de lo que cobran los grandes portadistas de nuestro país, merecidamente todo hay que decirlo)
·Impresión offset en rústica: 3000 €
TOTAL: 6440 €

Debo insistir en que estas cifras son orientativas; sin duda, un editor profesional tendrá acuerdos de colaboración con cada una de las partes expuestas que le supondrán algún ahorro. Las grandes casas editoriales, por ejemplo, tienen sus propias imprentas o correctores y maquetadores en nómina, lo que abarata los costes.
Sea como sea, ahora tenemos un primer cálculo aproximado en el que basarnos. Para saber pues lo que costaría cada ejemplar, basta con una simple división: 4,8 €. Parece que la diferencia con el precio de venta al público es mucha, pero esto no ha terminado todavía, porque llega el turno de los intermediarios.

Volvamos al precio estándar de un libro en nuestro país, esos 20 € que tanto nos alarman. Descontemos de esa cantidad la parte que corresponde a la distribuidora y la librería (que tienen que pagar a sus empleados, su flota de vehículos, el combustible, etc…), alrededor del 60% (unos 12 €), lo que nos deja un beneficio para la editorial de 8 €. Pero un momento, se nos olvida alguien, quizás el más importante: el autor. Sus beneficios rondan, con suerte, el 10% del pvp, lo que deja el beneficio de la editorial en 6 € por libro. Restémosle ahora lo que ha costado de producir el ejemplar (los 4,8 € calculados anteriormente), y nos damos cuenta de que el beneficio neto de la editorial es de apenas 1,2 €, o unos 1500€ por toda la tirada, poco más de una nómina corriente. Y eso si consigue agotar por completo la edición. En caso contrario, es muy posible que pierda dinero.
Estas cifras muestran la verdadera dimensión y el riesgo que asumen las editoriales, especialmente las pequeñas y medianas, cuya infraestructura no puede soportar los embates que las grandes y dominantes sí pueden. Nos damos cuenta entonces de que esos 20 € tal vez nos parezcan mucho para nuestro bolsillo (y sin duda lo es, dadas las circunstancias que vivimos), pero es el precio que impone la realidad.
En la próxima entrada hablaremos del punto de vista subjetivo de este tema.

  

Fonte do artigo: javierpellicerescritor.com
Fonte da fotografía: xataka.com

Ningún comentario: