O blog da biblioteca do CPI da Ribeira

Blowin' in the wind


How many roads must a man walk down  / Cantas estradas ten que percorrer un home
Before you call him a man?  / antes de que o consideres home?
Yes, ’n’ how many seas must a white dove sail  / E cantos mares debe navegar unha pomba
Before she sleeps in the sand?  / antes de durmir na area?
Yes, ’n’ how many times must the cannonballs fly  / E cantas veces deben voar as balas de canón
Before they’re forever banned?  / antes de que estean prohibidas para sempre?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind  / A resposta, meu amigo, podes oila no vento.
The answer is blowin’ in the wind  / A resposta podes oila no vento.

How many years can a mountain exist  / Cantos anos pode existir unha montaña
Before it’s washed to the sea?  / antes de que desapareza no mar?
Yes, ’n’ how many years can some people exist  / E cantos anos poden existir algunhas persoas
Before they’re allowed to be free?  / antes de que se lles permita ser libres?
Yes, ’n’ how many times can a man turn his head  / E cantas veces pode un home xirar a súa cabeza
Pretending he just doesn’t see?  / finxindo que non ve?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind / A resposta, meu amigo, podes oila no vento.
The answer is blowin’ in the wind  / A resposta podes oila no vento.

How many times must a man look up  / Cantas veces debe un home alzar a vista
Before he can see the sky?  / antes de poder ver o ceo?
Yes, ’n’ how many ears must one man have  / E cantas orellas debe ter un home
Before he can hear people cry?  / antes de que oia a xente chorar?
Yes, ’n’ how many deaths will it take till he knows  / E cantas mortes necesitará ata que saiba
That too many people have died?  / que xa morreu demasiada xente?
The answer, my friend, is blowin’ in the wind / A resposta, meu amigo, podes oila no vento.
The answer is blowin’ in the wind  / A resposta podes oila no vento.


Copyright © 1962 by Warner Bros. Inc.; renewed 1990 by Special Rider Music
Canción orixinal de Bob Dylan. Traducción de Inés (as broncas, directamente a ela!)

Fai un par de semanas saltou a noticia de que habería un novo signo do zodíaco por mor do desprazamento do eixo da Terra. Pero isto dos signos realmente funciona?

O científico e divulgador Carl Sagan explícao dun xeito moi claro:



Por se isto non bastara, na web Information is Beautiful analizan 22.000 horóscopos, coa axuda dun ordenador, e fan un resumo das verbas máis usadas nas prediccións de cada signo. Como veredes neste gráfico (aquí podes velo máis grande), as prediccións din todas o mesmo:



Seguirás lendo o teu horóscopo na prensa? Nós.... non.

.

Se o mundo fose unha aldea de 100 habitantes...

-Habería 59 persoas asiáticas, 13 africanas, 12 europeas, 10 latinoamericanas, 5 norteamericanas e 1 de Oceanía.

-52 serían mulleres e 48 homes.

-As menores de 18 anos serían 36.

-77 non serían brancas.

-72 non serían cristiás.

-As 6 persoas máis ricas posuirían o 59% da riqueza de toda a aldea e serían, probablemente, as cinco norteamericanas e unha europea.

-80 vivirían en situación de pobreza e 24 sobrevivirían con 1,20 euros ao día. 

-26 serían incapaces de ler, das que 17 serían mulleres e 9, homes.

-19 non terían acceso a auga potable e 43 non terían cuarto de baño.

-Unha persoa morrería este ano e un bebé estaría a piques de nacer. A súa esperanza de vida sería de 65 anos.

-Habería 24 televisores na aldea, nalgunhas vivendas habería 2 e ata 3 aparellos, pero bastante máis da metade dos seus habitantes non tería ningún.

-Só 2 persoas terían educación superior e outra estaría a estudar na universidade.

-Nesta aldea habería 6 computadores.
.

Si

 Rudyard Kipling
Bombay, diciembre de 1865 - Londres, enero de 1936

Hoy se cumplen 75 años de la muerte del escritor Rudyard Kipling, autor de novelas, relatos, cuentos infantiles y poemas. Sus obras más conocidas son quizá "El libro de la selva", "El hombre que puedo ser rey" y el poema "Si".



Si puedes mantener la cabeza sobre los hombros
cuando otros la pierden y te cargan su culpa,
Si confías en ti mismo aún cuando todos de ti dudan,
pero aún así tomas en cuenta sus dudas;
Si puedes esperar sin que te canse la espera,
o soportar calumnias sin pagar con la misma moneda,
o ser odiado sin dar cabida al odio,
y ni ensalzas tu juicio ni ostentas tu bondad:

Si puedes soñar y no hacer de tus sueños tu guía;
Si puedes pensar sin hacer de tus pensamientos tu meta;
Si Triunfo y Derrota se cruzan en tu camino
y tratas de igual manera a ambos impostores,
Si puedes tolerar que los bribones,
tergiversen la verdad que has expresado
y que sea trampa de necios en boca de malvados,
o ver en ruinas la obra de tu vida,
y agacharte a forjarla con útiles mellados:

Si puedes hacer un montón con todas tus victorias
Si puedes arrojarlas al capricho del azar,
y perder, y remontarte de nuevo a tus comienzos
sin que salga de tus labios una queja;
Si logras que tus nervios y el corazón sean tu fiel compañero
y resistir aunque tus fuerzas se vean menguadas
con la única ayuda de la voluntad que dice: “¡Adelante!”

Si ante la multitud das a la virtud abrigo,
Si aún marchando con reyes guardas tu sencillez,
Si no pueden herirte ni amigos ni enemigos,
Si todos te reclaman y ninguno te precisa;
Si puedes rellenar un implacable minuto
con sesenta segundos de combate bravío,
tuya es la Tierra y sus codiciados frutos,
Y, lo que es más, ¡serás un Hombre, hijo mío!

Rudyard Kipling, 1895

The Plutonium Files

Fuente: kurioso.es

En los años 40 y durante 8 años, en una escuela de Massachusetts para discapacitados, se alimentó a 73 niños con isótopos radiactivos mezclados con papilla de avena para estudiar la forma en que digerían tan energéticos ‘nutrientes’. 40 años más tarde, la periodista Eileen Welsome encontraba cerca de la Base Aérea de Nuevo México, los cadáveres de varios perros ‘radiactivos’. Iniciaba una investigación que, además de lograr el Pulitzer, haría públicas todas las atrocidades cometidas por Estados Unidos en la carrera por la bomba atómica.

Seis años antes, la joven periodista estuvo escribiendo e investigando para un pequeño periódico local sobre algunas intoxicaciones por componentes radiactivos en la zona. Recopiló informes sobre un total de 18 personas que fueron envenenadas con plutonio por científicos a sueldo del gobierno federal. El origen del descubrimiento y punto de partida de toda la investigación, surgió por casualidad en una visita a la base aérea local al encontrar una nota sospechosa:
“Yo estaba cubriendo una historia en la Base Aérea Kirtland, porque alguien denunció que había componentes explosivos en el agua del valle; y fui a la base porque el único lugar de donde estos explosivos podrían proceder es de allí [...] “En uno de los libros de un despistado funcionario había una nota sospechosa sobre animales radiactivos que me hizo investigar…” Eileen Welsome.
Eileen rastreó durante su ‘inocente visita’ a la base el origen de la nota en uno de los archivos del sótano hasta localizar los documentos que mostraban los macabros experimentos radiactivos con animales en la base y su posterior traslado al vertedero de la misma sin ningún tipo de precaución. Pero eso solo era el comienzo, tirando de documentos pronto encontraría hasta 18 casos de experimentación en humanos.. Tenía una bomba y tenía que contarla, pero decidió recopilar más pruebas y tirar de la manta. Anotó los nombres de todos los científicos implicados y comenzó a investigar en la biblioteca de la universidad. Los pacientes se identificaban por nombres en clave y los localizó uno por uno (a los vivos o sus familiares) para contar a todo el mundo y denunciar su historia
Ellmer Allen (pseudónimo CAL-3) era un camarero que trabajaba en los ferrocarriles de San Francisco en los años 40. Una mañana cualquiera tuvo un accidente laborar en un tren a Chicago que le provocó una pequeña herida en la pierna, acabando en el hospital público. A los tres días le diagnosticaron un sorprendente sarcoma osteogénico y le dijeron que había que amputar. A la vez le inyectaron plutonio 239 en un muslo. Era 18 de julio de 1947. Él siempre sospechó de aquella maniobra extraña pero todos los galenos estaban compinchados y organizados en una red secreta de información gubernamental. Su médico de cabecera le diagnosticó una esquizofrenia paranoide al mismo tiempo que enviaba puntualmente muestras de tejido de su pierna al Laboratorio Nacional de Energía de Argonne. El seguimiento de Ellmer y sus horribles dolores duró hasta los años 70. Murió en 1991 sin conocer la verdad de su historia.

Ellmer fue el último de los 18 pacientes reclutados sin su autorización y con la connivencia del mismísimo Robert Oppenheimer; físico y director científico del Proyeto Manhattan. Una trama espantosa que -muchos no saben- se prolongó 30 años más allá del final de la Segunda Guerra Mundial y que convirtió a cientos de pacientes en conejillos de indias sin ‘consentimiento informado’ para intentar descifrar los efectos de la radiación en humanos.


Lee el resto del artículo en kurioso.es 

.